top of page

5 brumas de belleza aptas para el bolso

Al llegar el calor merece la pena llevar siempre en el bolso un agua o bruma de belleza. Además de aportarte frescor en los momentos de sofoco, te hidratan la piel y mejoran su aspecto de forma instantánea. Pero este producto tiene más ventajas. Aquí te las decimos y te recomendamos las que más nos gustan.


Las aguas de belleza o brumas faciales se convierten en un must. De hecho, cuando las pruebas, ya no puedes pasar sin ellas. Son superrefrescantes, por lo que resultan ideales cuando el calor aprieta más. Pero las puedes utilizar para más cosas.


Es verdad que su uso más normal, que por cierto, se inspira en las rutinas de tratamiento coreanas, es aplicarla justo después de limpiar el rostro para preparar la piel para recibir los siguientes tratamientos. Simplemente vaporizas la bruma sobre tu cara y sellas el producto con suaves toques con ayuda de un disco de algodón. También puedes dejarla sobre la piel para que se absorba poco a poco, o darte un suave masaje que facilite su penetración.


Pero ojo, no se trata de sustituir con la bruma a un serum ni a un booster. Es un complemento más, por lo que después de rociarte el agua de belleza podrás pasar ya a aplicarte los tratamientos que suelas utilizar para cuidar tu piel.


Por ejemplo, hay quienes la utilizan para fijar el maquillaje. Simplemente hay que vaporizar la bruma sobre el rostro como último paso después de pintarte. ¡Verás cómo tu maquillaje te dura más tiempo en perfecto estado!


Otra opción es utilizarla como una mascarilla. La rocías sobre un tissue o pañuelo de papel hasta impregnarlo bien con el producto y luego te colocas este sobre tu rostro y lo dejas unos minutos. Un momento relax que también hidrata y suaviza tu piel.


Como alternativa, impregna un par de discos de algodón y aplícatelos sobre los párpados cerrados. Unos pocos minutos bastarán para alisar y descansar los músculos del contorno de los ojos.


Otra cosa buena de este producto es que lo puedes utilizar tantas veces como quieras a lo largo del día. No hay ninguna contraindicación ni peligro de saturar la piel con sus ingredientes. Su ligereza y el empleo de ingredientes naturales a concentraciones muy bajas ayuda a que su asimilación sea muy fácil. Así que basta que te notes la piel tirante, o cansada y sin luz para que te apliques una buena vaporización.


Estas son las que más nos gustan:


Brume Beauté Hydratante Re-Fresh, de My Clarins (19,50 €, 100 ml). Esta agua embellecedora floral y afrutada prepara tu piel para después aplicarte tus tratamientos, tanto de día como de noche. Tenla en cuenta porque te recordamos que My Clarins es la línea vegana friendly de Clarins, formulada con un 88% de ingredientes naturales y con envases totalmente reciclados y reciclables.