5 brumas de belleza aptas para el bolso

Al llegar el calor merece la pena llevar siempre en el bolso un agua o bruma de belleza. Además de aportarte frescor en los momentos de sofoco, te hidratan la piel y mejoran su aspecto de forma instantánea. Pero este producto tiene más ventajas. Aquí te las decimos y te recomendamos las que más nos gustan.


Las aguas de belleza o brumas faciales se convierten en un must. De hecho, cuando las pruebas, ya no puedes pasar sin ellas. Son superrefrescantes, por lo que resultan ideales cuando el calor aprieta más. Pero las puedes utilizar para más cosas.


Es verdad que su uso más normal, que por cierto, se inspira en las rutinas de tratamiento coreanas, es aplicarla justo después de limpiar el rostro para preparar la piel para recibir los siguientes tratamientos. Simplemente vaporizas la bruma sobre tu cara y sellas el producto con suaves toques con ayuda de un disco de algodón. También puedes dejarla sobre la piel para que se absorba poco a poco, o darte un suave masaje que facilite su penetración.


Pero ojo, no se trata de sustituir con la bruma a un serum ni a un booster. Es un complemento más, por lo que después de rociarte el agua de belleza podrás pasar ya a aplicarte los tratamientos que suelas utilizar para cuidar tu piel.


Por ejemplo, hay quienes la utilizan para fijar el maquillaje. Simplemente hay que vaporizar la bruma sobre el rostro como último paso después de pintarte. ¡Verás cómo tu maquillaje te dura más tiempo en perfecto estado!


Otra opción es utilizarla como una mascarilla. La rocías sobre un tissue o pañuelo de papel hasta impregnarlo bien con el producto y luego te colocas este sobre tu rostro y lo dejas unos minutos. Un momento relax que también hidrata y suaviza tu piel.


Como alternativa, impregna un par de discos de algodón y aplícatelos sobre los párpados cerrados. Unos pocos minutos bastarán para alisar y descansar los músculos del contorno de los ojos.


Otra cosa buena de este producto es que lo puedes utilizar tantas veces como quieras a lo largo del día. No hay ninguna contraindicación ni peligro de saturar la piel con sus ingredientes. Su ligereza y el empleo de ingredientes naturales a concentraciones muy bajas ayuda a que su asimilación sea muy fácil. Así que basta que te notes la piel tirante, o cansada y sin luz para que te apliques una buena vaporización.


Estas son las que más nos gustan:


Brume Beauté Hydratante Re-Fresh, de My Clarins (19,50 €, 100 ml). Esta agua embellecedora floral y afrutada prepara tu piel para después aplicarte tus tratamientos, tanto de día como de noche. Tenla en cuenta porque te recordamos que My Clarins es la línea vegana friendly de Clarins, formulada con un 88% de ingredientes naturales y con envases totalmente reciclados y reciclables.



Coco Beauty Juice, de Miya Cosmetics (29,99 €, 100 ml). Esta agua termal enriquecida con extracto de coco, zumo de aloe vera, ácido hialurónico y vitaminas nos encanta por su ligero aroma a coco y la agradable sensación que deja en la piel. Está formulada con una esencia muy acuosa y ligera, que hace que se absorba rápidamente y no deje pegajosidad ni residuos ni tampoco que tape los poros.

Eso sí, sus efectos se notan enseguida, restableciendo la hidratación perdida de la piel en caso de que la notemos seca, y mejorando o aliviando la sensación de confort. Muy interesante es que lleve provitamina B5 y vitamina B3, que tienen propiedades antienvejecimiento, por lo que también ayuda de alguna forma a alisar la piel y reafirmarla.


Maracuja Miracle Mist Setting Spray, de Tarte (28,55 €, 85 ml). Muy ligera, esta bruma te servirá para hidratar, proteger y fijar tu maquillaje hasta 16 horas gracias al aceite de maracuyá, extracto de papaya, agua de pepino y agua de rosas. La conseguirás en Sephora.


Agua de Tratamiento Hidratante de Jowaé (5,90 €, 100 ml). No podía faltar en nuestra selección la nueva agua de Jowaé, una fusión entre bruma y agua termal con los beneficios de una loción hidratante. Sus finas gotas son una delicia, sumergen la piel y todo tu ser en un halo de bienestar.




Seguro que, como a nosotros, te encanta su perfume, delicado pero a la vez acuático y energizante. En su fórmula encontrarás lumifenoles antioxidantes (activo patentado de la casa), hidrolato de flor de sakura y glicerina vegetal.


Y otra ventaja más: el envase de aerosol es reciclable, y ahora lo encontrarás en una preciosa edición limitada con un fondo blanco ilustrado con ramas de flor de cerezo (el famoso sakura) y un herrerillo, el ave que tradicionalmente anida en los templos y como símbolo de la serenidad.


Queen of Hungary Mist, de Omorovicza (65 €, 100 ml). Está planteada como una bruma facial refrescante, tonificante e hidratante de efecto instantáneo. Su fragancia es muy agradable, una fresca combinación de rosas y azahar.


Además de aguas de esas dos flores, lleva también pectina de manzana, que potencia la hidratación de larga duración y da flexibilidad a la piel; una combinación de minerales de aguas termales de alta bioasimilación.

¿QUÉ MARCA DE BRUMA USAS TÚ? ¿PARA QUÉ LA SUELES USAR? ¿SE TE OCURREN MÁS APLICACIONES?

Entradas destacadas
Entradas recientes
Buscar por tags

  SÍGUENOS

  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Instagram - White Circle

Cosmeticaenverde.com
Marta Bellmont - Madrid (España)

martabel@aprensamadrid.com