top of page

Microinflamación, nueva diana de A-Derma para el control del eccema atópico

En la dermatitis atópica, enfermedad de la piel que se caracteriza por brotes inflamatorios con placas rojas, gran sequedad y picor, hay un componente que está en el origen de la activación de los brotes y se mantiene latente hasta en los periodos de calma: la microinflamación. Los activos de Exomega Control, nuevo lanzamiento de A-Derma, han conseguido dominarla. Te lo contamos todo...

Según los últimos datos aportados por la Asociación de Afectados por la Dermatitis Atópica (AADA), el 15% de la población española padece la enfermedad de forma severa, y entre un 5% y 10% de los niños pueden sufrirla en algún momento. Son cifras que confirman la importancia de tomar medidas que ayuden a prevenirla o controlarla. Si bien los dermatólogos desconocen aún la causa de su origen, sí reconocen ciertos factores que pueden influir en su aparición, sobre todo de tipo genéticos y ambientales.

Por ejemplo, si uno de los padres ya tiene dermatitis atópica, es un 50% más probable que su hijo la desarrolle también, y cuanto mayor sea la madre en el momento de dar a luz, aumenta el riesgo de desarrollarla. Por otro lado, los ambientes fríos, la contaminación de la ciudad, padecer alergias alimentarias o a los ácaros, el estrés, el insomnio y el uso de tejidos de fibras sintéticas son otros factores que pueden favorecer su aparición.

En cuanto a los síntomas, los lactantes pueden desarrollar lesiones rojas, exudativas y costrosas sobre todo en la cara, orejas, dorso de las manos y cuero cabelludo, con prurito constante, mientras que en los niños de 2 a 7 años (o hasta la pubertad) suelen ser secas, correosas y liquidificadas, más frecuentemente en los codos y las rodillas. Finalmente, en los adultos son lesiones secas, correosas, hiper o hipopigmentadas, que suelen manifestarse en la nuca, pies, dorso de las manos, zona de extensión de las piernas y flexión de las muñecas.

SI NO SE PUEDE PREVENIR, AL MENOS SÍ CONTROLAR

Al no conocerse la causa específica que provoca la aparición de la dermatitis atópica, es difícil establecer pautas para prevenirla. Sin embargo, sí se pueden modificar algunos hábitos favorecedores, como dejar de fumar, elegir ropa confeccionada con tejidos naturales, alejarse de la con