¿Cómo vas a preparar tu piel para el sol?

Te vamos a contar el secreto: simplemente con una buena exfoliación. ¿Y cómo se hace? ¿Qué productos son los más adecuados? ¿Se puede hacer en casa o es necesario acudir a un centro de belleza? ¿En qué casos está contraindicada? Tranquila, que te desvelamos a continuación todas estas inquietudes que tienes y algunas más.


La piel se renueva aproximadamente cada mes de forma natural. Lo que ocurre es que día tras día se van acumulando en su superficie células muertas junto a impurezas, y es necesario eliminar esta capa sobrante para que la piel nueva que se forma debajo pueda salir a la luz. La exfoliación es el cuidado que lo hace posible.


Sin embargo, mantener al día la renovación celular cutánea no es el único motivo por el que utilizar un buen exfoliante. También conviene hacerlo con anterioridad a cualquier tratamiento de belleza y, sobre todo, como paso previo a la exposición solar. En este último caso, su acción ayudará a la piel a producir un bronceado saludable, bonito y duradero.



La exfoliación puede ser química o física, según el agente que se utilice. La química consiste en aplicar a la piel sustancias que, mediante mecanismos enzimáticos o pH ácidos, atacan las uniones de las células superficiales de la piel y hacen que se estas se desprendan. En cambio la exfoliación física se sirve de partículas que provocan el desprendimiento de las células muertas gracias a una acción mecánica, como es frotar.


También hay dos variedades en función de la zona donde se realice. Así está la exfoliación facial, que suele ser suave y permite limpiar las impurezas y acabar con las células muertas del cutis, mejorando como resultado el aspecto visual del rostro, y la corporal, más vigorosa y con la que se renueva la epidermis, se mejora su aspecto y se facilita la penetración de otros productos cosméticos, como son los anticelulíticos y autobronceadores.


LA TÉCNICA CONTADA PASO A PASO

1. Puedes exfoliar la piel de tu cara y tu cuerpo de dos formas: a diario o una vez a la semana. En el primer caso, será el punto de partida de tu rutina diaria de belleza, y el exfoliante debe incluir ingredientes activos menos agresivos que los semanales, como por ejemplo enzimas de frutas o un porcentaje más bajo de AHA. La idea es que elimine con suavidad las células muertas de la superficie de la piel y que se pueda aplicar en cualquier tipo de piel.


2. En el caso de la exfoliación semanal, se suele emplear un producto más intenso, que ayudará a homogeneizar la piel y a prepararla para recibir los tratamientos hidratantes, reafirmantes, nutritivos o del tipo que sean posteriores.


Eso sí, hay que tener en cuenta que esta es una pauta general, y que por ejemplo lo más recomendable en las pieles más sensibles es hacerlo cada 10-15 días. Igualmente, las pieles muy grasas llegan a admitir hasta dos exfoliaciones fuertes por semana.


3. En cuanto a la hora, lo ideal es exfoliar la piel por la mañana, ya que por la noche la actividad de renovación es más alta. En el rostro, se aplica el producto exfoliante durante más o menos medio minuto en cada zona previamente humedecida y con movimientos circulares, dejando libre el contorno de los ojos y de los labios.


4. Puedes utilizar tus propios dedos o una toalla exfoliante si la tienes, pero no conviene que uses esponjas ni cepillos, ya que suelen acumular bacterias. Para finalizar, retira el exfoliante con agua templada y concluye con agua fría para activar la circulación y cerrar los poros.


5. En el caso del cuerpo, los movimientos deben ser ascendentes y puedes utilizar un guante de crin a fin de potenciar los efectos del producto. Insiste en las zonas donde la piel es más gruesa, como los codos, talones y rodillas.


6. En general, la clave para una buena exfoliación no está en forzar ni presionar en exceso, sino en repetir el gesto suavemente para ir eliminando las células muertas. Lo que se persigue es renovar la piel sin dañarla.


7. En el caso particular de pieles con rosácea, dermatitis o soriasis, no conviene este tipo de exfoliación mecánica, sino que es mejor probar con alternativas como el retinol o los hidroxiácidos.


GRAN VARIEDAD EN CORPORALES Y FACIALES

Y ahora vamos ya a recomendarte algunos de los productos exfoliantes con ingredientes naturales que más nos gustan:


Gel Exfoliante Corporal, de Mi Rebotica (15,95 €, 300 ml)

El ingrediente cosmético principal de este exfoliante corporal es el hueso del fruto del olivo. Este ha sido molturado hasta obtener un tamaño partícula de 400 micras, ideal para una exfoliación corporal que acelera la descamación de la piel y mejora su aspecto externo.


También contiene extracto de flores blancas Whitesentsetm, obtenido de la rosa común o centifolia, el jazmín blanco y la margarita menor, que transmite suavidad y el tacto aterciopelado de los pétalos florales. Por su parte, el aloe vera es un excelente protector cutáneo con propiedades calmantes, además de presentar acción hidratante y anti irritaciones. Finalmente la glicerina le confiere propiedades hidratantes y suavizantes.



Exfoliante Suave Iluminador, de Vera & The Birds (18 €, 50 ml)

Este exfoliante facial se compone de: perlas de jojoba, partículas desincrustantes de grano fino naturales, biodegradables y respetuosas con la piel y con el medioambiente; camomila, que estabiliza y calma la piel; aloe vera, que hidrata y protege el rostro, y aceite esencial de pomelo, que otorga a la fórmula y al rostro un aroma cítrico y refrescante. Con una suave textura granulada, desincrusta las células muertas, elimina la suciedad y limpia los poros ayudando a regenerar la piel y dejándola con una textura suave y visiblemente unificada.



Purificación, de Ecoelum (23,20 €, 100 ml)

Este exfoliante físico para cara y cuerpo con ingredientes vegetales es muy respetuoso con la piel, por lo que pueden utilizarlo hasta las pieles más sensibles como las de las mujeres embarazadas. Su calidad ha sido galardonada con el segundo premio en la categoría de Cosmética de los III Premios Delicatessen With Olive Oil.


De hecho, sus ingredientes básicos son el aceite de oliva virgen extra ecológico, con una acción antioxidante y antiedad; el aceite esencial de limón, que estimula la regeneración celular, además de combatir el acné y las impurezas por sus propiedades tonificantes, purificantes y limpiadoras; aloe vera, que hidrata y es regenerador celular, bactericida, antiséptico y calmante; extracto de mango, con vitamina A y antioxidantes; y hueso de aceituna, que actúa como exfoliante mecánico para eliminar impurezas y células muertas con suavidad.


Exfoliante Facial de Uva y Oliva, de Amapola Bio (19,50 €, 30 ml)

Si tu piel es de las que se irritan a la primera de cambio, este es tu exfoliante. Tan suave y untuoso que, a la vez que te exfolia nutre tu piel. Hueso de oliva extrafino, aceite de pepita de uva y manteca de cacao se esconden detrás de esta fórmula irresistible.


El hueso de oliva se convierte en finas partículas que, al frotarlas, ejercen una suave exfoliación en la piel. El aceite de pepita de uva, que contiene resveratrol, previene la aparición de arrugas y reequilibra la pérdida de agua, a la vez que suaviza y nutre. La manteca de cacao le da un olor irresistible y hace que el producto se deslice suavemente por tu piel sin irritarla.


Exfoliante Sólido Corporal, de Wai Wai (6 €, 100 gr)

Exfoliante corporal en formato sólido con cáscara de almendra, cuya acción se combina con el poder hidratante y nutritivo de los aceites de oliva y de coco, idóneos para eliminar las manchas de la piel.

La cáscara de almendra elimina la piel muerta sin dañarla y contribuye a la regeneración natural de la dermis. El aceite de oliva tiene un gran contenido de vitamina E que refuerza la flexibilidad y elasticidad de la piel. También actúa contra los radicales libres, causantes del envejecimiento celular. El aceite de coco es rico en ácidos grasos, nutre e hidrata la piel y la protege de agentes externos, manteniéndola sana y evitando la aparición de arrugas y manchas.


Gel Exfoliante Corporal Hueso de Cereza y Sal Marina, de La Chinata (8,90 €, 250 ml)

Este gel elimina las células muertas y favorece la hidratación gracias a su fórmula a base de aceite de oliva virgen extra, cereza y sal marina. La cereza cuenta con cualidades antioxidantes y regeneradoras; la sal marina absorbe las impurezas y las toxinas para dejar una piel totalmente limpia, y el aceite de oliva virgen extra da hidratación y nutrición a la piel.


Restoration Balm, de Sarah Becquer (32,90 €, 100ml)

Sus ingredientes de origen natural, entre los que destacan el aceite de jojoba, de argán y de almendras dulces, limpian en profundidad a la vez que hidratan la piel. Incluye también manteca de karité y polvo de albaricoque, consiguiendo una suave exfoliación física que, al contacto con el agua, se convierte en una delicada leche limpiadora. El resultado es una piel suave, hidratada, sin tirantez y con el característico aroma del mítico Cleansing Oil.


Revive Energising Exfoliator, de Aromatherapy Associates (58 €, 200 ml)

Incluye sal marina, café, extracto de pomelo rosa y bayas de enebro. Una delicia de exfoliante para una limpieza profunda y una acción desintoxicante y vigorizante de la piel. También lleva aceite de almendras para proporcionar calma, suavidad e hidratación a las células y protegerlas de los impactos ambientales. Es perfecto para pieles sensibles.




Concentrado Glicólico Ultra Pure, de Camaleon (15,90 €, 15 ml)

Este peeling líquido tiene un 15% de concentración de AHA natural y reduce marcas y manchas y actúa como un regenerador celular.


Está formulado con un 97,9% de ingredientes naturales, como son los alfahidroxiácidos al 15% (AHA) provenientes de cinco extractos naturales (arándanos, caña de azúcar, arce, naranja y limón), que favorecen la renovación celular y mejora la textura y luminosidad de la piel. También incluye agua vegetal de limón, un extracto sustitutivo del agua común que potencia la eficacia de los principios activos de su formulación.


Exfoliating Brightening Tonic, de Emma Hardie (34 €, 100 ml)

Suave exfoliante en forma de tónico de uso diario enriquecido con aloe vera y extracto de ortiga. Además de limpiar y suavizar la piel, le proporciona hidratación para todo el día. Incorpora enzimas naturales de granada, que trabajan para mejorar la renovación celular, liberar bacterias atrapadas y eliminar las células muertas.


Por su parte, el sytenol A, también conocido como bakuchiol, funciona como una alternativa natural al retinol y ofrece beneficios similares, incluida la estimulación del colágeno.


¿CADA CUÁNTO EXFOLIAS LA PIEL DE TU ROSTRO Y DE TU CUERPO? ¿TE HA GUSTADO ALGUNO DE ESTOS PRODUCTOS? CUÉNTANOS...

Entradas destacadas
Entradas recientes
Buscar por tags

  SÍGUENOS

  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Instagram - White Circle

Cosmeticaenverde.com
Marta Bellmont - Madrid (España)

martabel@aprensamadrid.com